09/10/2013

Unas madalenas

IMG_5114

De vez en cuando hay que hornear los clásicos, que no son tan fáciles como parecen. Hay un par de trucos que lo cambian todo y si los sigues no es dificil que te salgan bien.

Yo seguí la receta del libro de Xabier Barriga, Pan.

INGREDIENTES

  • 125 g de huevos
  • 175 g de azúcar
  • 60 ml de leche
  • 190 ml de aceite de girasol
  • 210 g de harina floja
  • 5 g de levadura química
  • una pizca de sal, canelay ralladura de limón

IMG_5113

Como se hace

Se baten los huevos y el azúcar. Se mezclan el aceite y la leche y se incorporan al batido de huevos lentamente.

Se añade la levadura, la canela, la sal y la ralladura de limóna la harina. Se incorpora esto a la mezcla anterior y se bate unos minutos.

Se tapa bien el cuenco con la masa y se deja reposar en la nevera al menos 1 hora.

Se precalienta el horno a 250ºC.

Se llenan los moldecitos 3/4 partes de su capacidad y se hornean a 210ºC unos 15 minutos, según su tamaño.

IMG_5117

Los trucos importantes

Hay dos detalles en la elaboración de las magdalenas que son la clave.

Una es el reposo… una hora es lo mínimo y una noche entera lo máximo. Subirán más, estarán más estables y no se hundirán además de ganar en sabor. Este tiempo deben de pasarlo en la nevera, ya que lo que hace que les salga el famoso copete es el contraste entre el frío de la masa y el calor del horno.

Y aquí es donde aparece el segundo factor importante, la temperatura del horno… debes calentarlo bien, a unos 250ºC, yo lo hago sin ventilador, calor arriba y abajo.

Una vez metas las magdalenas puedes bajarlo a 210º. Es ese calor  que había en el horno el que impulsará rapidamente la masa y creará el copete. Justo antes de meterlas puedes poner ese toque de azúcar tan característico, pero no antes.

IMG_5121

Si quieres guardarlas debes dejar que enfríen totalmente. Luego a repartirlas con los amigos y vuelves a empezar para probar rellenos e ingredientes diferentes en la siguiente hornada.

 

 

 

18/11/2010

Un adios dulce y muy divertido a la antigua cocina Pinchín


¿Las conocéis verdad? El grupo de Elisa, Viviana y Pilar, con el que tanto me reí en su primer curso de cupcakes, quisieron probar esta vez con las galletas decoradas, y ya tienen una chica más en el equipo, Arancha.

Este fué el último de los cursos que pude organizar en la antigua casa, después vendría la mudanza, tantos cacharros y artilugios de cocina hace falta tiempo para recogerlos.

Me hizo mucha ilusión que fueran ellas quienes terminaran la etapa de Pinchín en esa casa, que también nos gustaba mucho y donde estuvimos muy a gusto durante dos años.

Todas estaban muy animadas para amasar, hornear y decorar las galletas de mantequilla.

Este curso es un poco más largo, son unas 4 horas, ya que, después de dejar reposar y enfriar la masa, hay un paso más en su elaboración.

En este caso se alargó aún más porque todas charloteamos sin parar y las chicas tienen muchas preguntas y cosas que contarse ¡a mi me encanta que se reúnan en casa Pinchín!

Las chicas tan divertidas e inquietas como siempre no dudaron en usar toda su imaginación para decorar, usando el glaseado y las chispitas de azúcar.

Hay que tener paciencia y probar a hacer más en casa para practicar con la aplicación del glaseado, pero yo creo que el resultado de esta primera vez, es ya, una maravilla. Así que ánimo chicas y a seguir decorando.

Espero que les haya gustado mucho el curso y, en casa, las galletas.

Ya estoy deseando que vengan a conocer la nueva cocina-taller y la terraza. ¿ Cuál será el próximo tema, chicas? ¿Pinchinos salados o el fondant soñado de Elisa?

Por cierto, quiero saber qué tal fué el super cumple que preparó Elisa, seguí por escrito su elaboración pero… ¡quiero fotos!


13/10/2010

Un divertido curso Pinchín, mamás e hijas

María recibió por su cumpleaños un regalo diferente, un curso para ella y sus dos niñas en la

cocina-taller Pinchín.

Se trajo también a su hermana y su sobrina, porque les apetecía mucho poder compartir con ellas la experiencia.

Miriam y su hija María, María y sus hijas Miriam y Sofía llegaron con muchas ganas de aprender un poco más sobre el mundo de los cupcakes y de elaborarlos ellas mismas.

Sofia , la más pequeña, impaciente por empezar, jugaba a remover con la cuchara en el bol mientras hablábamos de las diferencias entre cupcakes, muffins y magdalenas, asi que le hicimos caso y nos pusimos a trabajar.

Ablandar, mezclar, batir y lo que más gustó a las niñas ¡añadir el color!

Después de mucho debate se decidieron por rojo, rosa, azul y amarillo… y qué no falte el violeta ¡es su favorito!

Mientras se horneaban batimos entre todas las coberturas, cremas de queso y de mantequilla coloreadas.

Al sonar el clin! del horno sacamos nuestros cupcakes con muy buena pinta y mejor olor, dan ganas de probarlos ya… ¡pero no! porque aún queda lo más divertido.

Con las mangas pasteleras aplicamos la cobertura y por último, solo quedaba espolvorear, salpicar y colocar chispitas, corazones, perlas y flores de muchos colores y diseños diferentes.

María con sus cupcakes…

Sofía con sus creaciones…

y Miriam con su cupcake favorito…

Se fueron con unas cajitas llenas de preciosos y deliciosos cupcakes para compartirlos con el resto de la familia.

Fué divertidísimo pasar la mañana con estas chicas, madres y niñas, todas guapísimas y estupendas reposteras.

¡Espero volver a verlas pronto!