21/10/2014

Crêpes de trigo sarraceno

IMG_20141003_135519731_HDR (1)

 El trigo sarraceno o alforfón no es un trigo y tampoco es un cereal, es una planta de la que consumimos sus granos molidos. Tienen un montón de proteinas, pero nada de glúten, asi que aquí tenemos una receta apta para los que no pueden tomarlo.

Las crèpes de trigo negro o Galettes au sarrasin son típicas de Bretaña y Normandía. La receta me sorprendió un poco sobre todo porque no se usa leche como líquido sino agua. Cuesta un poco encontrar al principio la consistencia y os sugiero hacer una prueba al principio, con las medidas que os pongo y añadir más agua después si es necesario.

Me gustan mucho por su sabor terroso que va muy bien con coberturas saladas pero también con miel de sabor fuerte, quesos  y frutos secos.

IMG_20141002_135248

INGREDIENTES

  • 330 gr de harina de trigo sarraceno
  • 10 gr de sal
  • 1 huevo
  • 750 ml de agua

Mezclamos todos los ingredientes muy bien y dejamos reposar una o dos horas tapada en la nevera.

Cuando esté lista para utilizarla, calentamos una sartén untada en aceite con un papel de cocina.

Cuando esté muy claiente echamos una garcilla de pasta lo suficiente para hacer una capa fina pero que cubra bien todo el fondo de la sartén.

La despegamos cuando se vaya dejando y le damos la vuelta con una espátula. La cocemos un minuto aproximadamente y estará lista.

Yo voy añadiendo los ingredientes que quiero que fundan o se cocinen al darle la vuelta a la galette, son típicas con huevo,  jamón, queso o champiñón y acompañadas de sidra dulce.

 

 

 

22/11/2010

Bosque Pinchín

Es el momento, los champiñones y setas están esperándonos y con ellos se pueden hacer un montón de recetas deliciosas.

Las setas son la parte externa y el aparato reproductor de algunas especies de hongos que viven bajo tierra y brotan a la superficie cuando el grado de humedad es el adecuado.

Los hongos no son ni vegetales (no tienen ni raíces, ni hojas ni clorofila) ni tampoco animales. Se nutren de sustancias alimenticias ya elaboradas por otros seres vivos que ellos se apropian.

Su parte más importante es la que permanece bajo tierra, una red filamentosa llamada micelio, que tiene un papel fundamental en el equilibrio del ecosistema. Para no dañarlo, conviene cortar las setas con un cuchillo al recogerlas, no arrancarlas, aunque sobre esto, como en tantas otras cosas, hay mucha discusión.

En el mercado se pueden encontrar algunas de las más comunes, aqui tenéis una lista y sus características.

Boleto

“Boletus edulis”

Llamada también hongo, seta de calabaza, cep, ondua, seta de Burdeos… Es una seta de tubos con el sombrero hemisférico, que puede alcanzar hasta 20 centímetros. Son de color pardo variable, desde muy claro hasta castaño oscuro. Los boletus o hongos se dan principalmente en otoño en bosques de robles y castaños, aunque pueden encontrarse durante todo el año.

Rebozuelo

“Cantharellus cibarius”

El rebozuelo también se conoce como cantarela, seta de san Juan, rossinyol, ziza-ori o amarela.
A finales de verano y en otoño los rebozuelos son muy abundantes. Crecen en bosques húmedos de robles, encinas o castaños.

Son de color amarillo con el pie que se estrecha hacia la base y el sombrero con los bordes subidos.

Esta seta tiene la ventaja de que no se agusana nunca y además es posible encontrarla fuera de temporada.

Níscalo

“Lactarius deliciosus” y “lactarius sanguifluus”

Los níscalos se conocen también como “rovellón”, “rovelló”, “pinatell” o “esnegorri”. Su sombrero ( de 4 a 12 centímetros) es circular y hundido en el centro y el pie es corto. Es de color rojizo, con manchas verdosas en las zonas rozadas y líneas claras concéntricas, las láminas también toman color verde con la edad.
Siempre crece en bosques de coníferas.
El níscalo es la seta silvestre más consumida, ya que las cosechas son abundantes y admite muchas preparaciones culinarias. Los níscalos se pueden cocinar a la brasa, a la parrilla, guisado, en sopa, salteado, en vinagre, y hasta crudo.

Seta de cardo

“Pleorotus eryngii”

Las setas de cardo silvestres nacen en primavera y otoño tras la lluvia y necesitan para vivir las raíces del cardo eryngium campestre. Otra variedad de seta de cardo, la “pleorotus ostreatus”, se puede encontrar en el mercado todo el año, ya que se cultiva.

Tiene un tamaño de 4 a 12 centímetros y es de color pardo que puede ir desde el muy claro al oscuro. El sombrero se hunde ligeramente en el centro y el pie es más claro y macizo.

Senderuela

“Marasmius oreades”

La senderuela también se conoce como “Sendeiriña”, “fals moixernó”. Aparece en primavera y otoño. Es pequeña, puede medir hasta 6 centímetros. Sólo se come el sombrero, de color marrón claro. El pie es fino y muy resistente.

Champiñón silvestre

“Agaricus campester”

El champiñón silvestre crece en primavera y otoño. Sólo pueden consumirse los ejemplares jóvenes, de láminas rosadas, ya que los viejos -de láminas marrón oscuro- son tóxicos.

El champiñón cultivado“agaricus bisporus”, puede encontrarse en el mercado todo el año.

Trompeta de la muerte

“Craterellus cornucopioides”

La trompeta de la muerte también se conoce como cuerno de la abundancia, o rossinyol negre.
Se da en verano y otoño, en bosques mixtos. Tiene forma de cuerno con el pie gris y el sombrero negro. La trompeta de la muerte es una seta muy adecuada para secar.

Y aquí tenéis un sitio donde ir a comerlas en Madrid…

CISNE AZUL

Calle Gravina, 19 (Chueca)

Madrid

Tel. 91 521 37 99

Y una receta muy sencilla y otoñal para cocinar las senderuelas…

Senderuelas con castañas asadas

INGREDIENTES
Para 4 personas

  • 800 gramos de de senderuelas
  • 2 dientes de ajos
  • 4 castañas
  • Aceite de oliva
  • Perejil fresco
  • Sal

Se quitan los pies a las senderuelas y se limpian cuidadosamente con
un paño húmedo.
Las castañas se asan una vez cortado un circulito en su piel con un cuchillo.
Se maja con fuerza en un mortero el perejil con el ajo y un chorro de
aceite de oliva y 3 de las castañas asadas no muy hechas.
En una sartén grande, se pone un poquito de aceite de oliva, cuando
esté caliente se echan las setas.
Se añade la mezcla de ajo y perejil y castaña bien machacadito, se
saltea todo junto unos minutos, se sala un poco y se sirve.
La última castaña se corta en cuadraditos pequeños y se utiliza para
decorar una vez servido el plato.

La fuente donde encontré la descripción de las setas: Se cocina.com
Fotografía, receta y estilismo: Mónica Iglesias