07/02/2013

unas navidades de viaje

vasu sidra invernal

Con unas navidades cortitas por delante, y todo lo que hay que hacer en esos días, nos veía ya corriendo de un lao pa otro sin tener a nadie contento. Y me dió por pensar en el viaje de ida, ese momento en el que estamos en el limbo de las celebraciones, nadie nos espera aún…

Nunca lo habíamos aprovechado, normalmente vamos en tren y este año las fechas coincidían muy bien, así que alquilamos un coche y comenzamos nuestro viaje de Navidad.

La idea era ir encontrando los regalos por el camino, visitando a pequeños productores por los pueblos. Aunque no nos dio tiempo a seguir el mapa que habíamos imaginado, fue un viaje genial.

roscón de amigos

 El viaje comenzó en Madrid, una fiesta de despedida, con baile infantil incluido. Hice un roscón para compartir con toda la pandilla  y además pudimos coincidir con los amigos que vuelven a casa por las fiestas, otros años ya nos hemos ido cuando llegan.

coche de plasticote

Una vez montados en un coche desos de plasticote que te alquilan y después de perdernos por los campus universitarios (todavía no sabemos porqué!) paramos en a comer en Guadarrama, un menú del día con sopa castellana, lo justo pal frío que hacía,  en un mesón con vistas a la carretera, con cara de risa de felicidad.

cesta de cosas ricas

Esa misma tarde queríamos ir a Granja Cantagrullas a dejarles unos regalinos, saludarles y a llevarnos queso para Asturias. Llegamos algo tarde, que pena porque antes habían estado elaborando y nos lo perdimos. Rubén nos dejó voltear algunos quesos, fue genial porque Nacho aún no lo había visto.

Estuvimos charlando mucho tiempo y escuchando las cosas interesantes que siempre tienen que contar. Conocimos a unos chicos que están poniendo un obrador de pastelería en el pueblo de al lado, en Gomeznarro, Pecado Artesano se llama y probamos lo que hacen (qué rico!), en cuanto se instalen os hablaré más de ellos.

Gracias a Rubén y Asela pudimos disfrutar en la cena  de lo que hacen unos amigos suyos en Granja La Llueza, en el norte de Burgos. Elaboran productos artesanos y caseros de pato, criados en su propia granja. Queríamos ir hasta allí en un principio, animados por ellos, pero se nos desviaba de mucho del camino. Esa visita la tenemos pendiente, lo que comimos estaba buenísimo, estoy a punto de hacerles un pedido porque además tienen tienda online.

También nos descubrieron un vino rico de Rueda, Finca las Caraballas.

Nos fuimos cargados con quesos y regalos y muy contentos de haberles visto. Nacho se llevó un callao hecho a mano para regalarle a su padre, es como los que llevan los pastores de sus ovejas. Bautista estará encantao andando con él por las caleyas de Sograndio.

Esta es una de las fotos que hicimos con sus quesos , encontré esta pesa antigua preciosa y se me ocurrió.

Quesos Cantagrullas posando en el prao

Dormimos en Medina del Campo y al día siguiente  continuamos el viaje. A la salida del pueblo a la autopista hicimos una parada en La Mimbrera, un señor con buenas manos que hace cestas, muebles y objetos de mimbre. Yo flipé con la cesta de pescador pero me resistí y nos llevamos las que necesitábamos para los regalos.

Al parar a comer hicimos otro descubrimiento, el pueblo de Valdevimbre y sus bodegas, excavadas en las laderas.

Los restaurantes que se pueden encontrar dentro de estas cuevas son bastante impresionantes, con recovecos, largos pasillos y varias salas. ¡Como si estuvieramos en el Pony Pisador! Probamos los vinos de la zona, allí se elabora vino de Prieto Picudo con Denominación de Origen “TIERRA DE LEÓN”.

esperando a Trancos

Una última parada en Busdongo, tomamos algo en el bar-tienda y compramos unos bollos de manteca en uno de los despachos de pan con ventanuco.

pose de vieya en Busdongo

Ya en Asturias estuvimos disfrutando de la huerta y el prao en Sograndio y de los barrios, la playa y los alrededores de Gijón.

danse bien les lechugues

Una lechugina de la huerta de Sograndio y una vista de Gijón desde el barco de la Providencia.

va llevate el viento, mocina

Otro día nos paseamos por el mercao de Grao, donde compramos el chorizo de gochu astur celta que elabora Carlos del Rosal, un carnicero del pueblo. Y por fín conseguí que me pasearan por Trubia, el pueblo de Nacho. Dimos una vuelta y en cada sitio tienen una anécdota que contar, me hizo ilusión.

que buen nombre, El Tragos

Hacía mucho que no salíamos más allá de Deva con mi familia y como ya teníamos pensado ir a visitar una quesería y coincidió que ese día podían todos nos montamos en la furgoneta y marchamos de excursión.

Bueres (Caso)

Fuimos a visitar la quesería El Viejo Mundo, en Bueres (Caso). Pero como se está ya haciendo largo, y quiero contar muchas cosas de ellos, pongo continuará y le dedicaré el siguiente post.

Pero antes dejo la foto hecha la mañana de Reyes, de una de las famosas cestas,  resultado del viaje…

cesta pa Reyes

24/10/2012

Cursos de quesos en Granja Cantagrullas

Hay una cosa que me pasa con algunas entradas del blog y es que los acabo retrasando mucho tiempo porque sé que escriba lo que escriba no va a ser ni parecido a la experiencia. Me pasó con el curso del pan, que hicimos al principio del verano y me estaba pasando con éste. Así que, como no quiero publicarlo en Navidades, voy a hacerlo ya.

Ya os he hablado de la Quesería Granja Cantagrullas, una pequeña quesería artesanal, que elabora quesos de leche cruda transformando la leche de la explotación familiar de ovejas de raza castellana.


Cuando ví anunciados los cursos en su página web les escribí inmediatamente, no sabía si era un curso para profesionales o no, solo sabía que no quería perdérmelo. La respuesta me recibía con los brazos abiertos así que allí me fui.

  • Primer curso de quesos artesanales en Granja Cantagrullas. Curso teórico práctico de elaboración de quesos de coagulación enzimática (una pasta semicocida no prensada de corteza enmohecida natural, un queso de pasta blanda y corteza enmohecida natural), queso de lactosuero y cuajadas.

Fueron muy amables y aunque yo iba sin coche se  molestaron en llevarme hasta Ramiro y buscarme alojamiento en las dos ocasiones. Por la mañana, en cuanto estuvimos todos reunidos comenzó la primera jornada.

Una parte teórica, muy interesante, que yo tenía muchas ganas de escuchar. También un montón de preguntas por hacer. Esa parte nos sería muy útil para poder entender el proceso que estábamos a punto de realizar.

Separamos la leche en 2 cubas para poder hacer 2 elaboraciones diferentes. Calentamos, añadimos los fermentos lácticos, cuajamos y cortamos la cuajada, la desueramos, moldeamos los quesos…

Con el suero que resulta de la elaboración del queso se puede hacer requesón.

En esta ocasión Rubén quiso contar también con el maestro quesero Álvaro Carral Sáinz, de la quesería La Jarradilla en Cantabria, que además tiene una gran experiencia en el mundo del queso en Inglaterra. Estuvo con nosotros durante el curso, elaborando, compartiendo su sabiduría y haciéndonos reir. Porque Rubén y Álvaro son compañeros inseparables, yo los veo como la pandilla quesera, se ayudan y consultan mutuamente pero también se llevan la contraria, bromean y se hacen críticas constructivas. Lo pasamos genial con ellos.

A la hora de comer, rica cocina casera, gracias a Andrea y Asela,  acompañada con cervezas artesanas y por supuesto no faltó una enorme tabla de quesos… ¡menuda selección que había allí! Entre ellos nos habían puesto alguna trampa también, para hacerlo más divertido y de paso aprender un montón.

Entre ellos algunos de la quesería de Álvaro, de morirse, por cierto.

Terminamos la jornada yendo a ver las ovejas, no me lo esperaba y me encantó poder verlas tan cerca y pasear con el pastor, Juan Carlos, que es todo un personaje y tiene mucho que contar.


Al día siguiente nos esperaba otra jornada de elaboración y un reto, un queso tipo cheedar pero de oveja de ¡45 Kg!

CONTINUARÁ…

http://www.granjacantagrullas.com/i-curso-de-queso-en-cantagrullas/

http://quesoslajarradilla.com/el-dia-que-hicimos-un-cheddar/

 



04/10/2012

Curso de pan con Ibán Yarza en Granja Cantagrullas

Este año ya sabíamos que no íbamos a tener unas vacaciones muy largas pero sí un plan para que diese de más el verano.

La idea era guardar algún fin de semana para hacer escapadas y cosas que nos apetecían mucho y que durante el resto del año no podemos hacer. Yo trabajo casi siempre los fines de semana y el Saskin toda la semana…asi que como dice él somos Lady Halcón.

La primera oportunidad llegó con el curso de pan que había anunciado Ibán Yarza en Madrid en Panic, el espacio que tiene Javier Marca dentro del Cacao Sampaka en la calle Orellana, en el que seguro que van a pasar cosas muy interesantes.

Pues resultó que todas las fechas me pillaban en Sorzano y no podía creerlo… ¡todo el año vigilando y mirando en internet si venía a dar cursos para que no se me escapara!

Seguí leyendo y vi la solución, también organizaba un curso en Ramiro, en la Quesería Granja Cantagrullas, el curso era el de iniciación así que nos apuntamos  los dos. Además dos de nuestros amigos principales están recién mudados a Valladolid por trabajo y aprovechamos para hacerles la primer visita.

Nos fuimos de viernes, alquilamos un coche y en esos 2 días y medio no paramos de hacer cosas. Ya de mano salimos de Madrid y no fuimos por la autopista, vimos pueblinos de la sierra y quise vivir en casi todos.

Con Carmenana y Antonio paseamos por la ciudad, no la conocíamos, yo tenía una idea muy diferente de lo que iba a encontrar, nos gustó mucho.

El sábado fuimos a Fuensaldaña y vimos, bueno más bien bebimos y comimos, en las bodegas, que están excavadas en cuevas naturales. Por la noche conocimos la zona de los bares y las tabernas donde hay mucho para escoger de lo que a mi me gusta, viejín y sin reformar (o sin hacerlo mal).

A la mañana siguiente tempranín, nos perdimos para salir de Valladolid con mucho sueño, pero conseguimos llegar a Ramiro antes de tiempo y esperar un poco en la plaza del pueblo. Estuvimos viendo las golondrinas pasar  y entrar y salir de las casas.

Nos acercamos a la quesería para empezar el curso, Ibán se había traído consigo casi una librería entera con los mejores libros de pan, mientras llegaba todo el mundo, pudimos hojearlos. Verlos todos juntos  y en sus idiomas originales es una pasada.

El curso fué genial, un montón de información pero tan bien explicada que la introducción se te pasa volando, te surgen mil preguntas y quieres que dure mucho más.

Luego mezclamos, amasamos y seguimos aprendiendo sin parar, técnicas, trucos, historia y anécdotas de Ibán, aunque ya le había visto en videos por internet y sabía lo bien que lo hacía, me impresionó igualmente.

Pasamos al horno, con un pan que Ibán tenía ya preparado, allí nos contó como hornear correctamente y muchos trucos para hornos caseros, que me van a ser muy útiles, sí sí.

Volvimos a la mesa y comprobamos el resultado del amasado para poder formarlo y dejarlo levar.

Para terminar una visita a la quesería con Rubén, el quesero, y una degustación… ¡la gran sorpresa! Llevamos años miagando en las tiendas de quesos y preguntando a los queseros y queseras que encontramos (y a veces perseguimos) para saber cuando íbamos a poder probar, en España, quesos de leche cruda con poca maduración y los hemos encontrado por fin.

Esta pequeña quesería transforma la  leche de la explotación familiar, tienen ovejas de raza castellana, ganado autóctono protegido. Tienen además una gran variedad en procesos de elaboración y en formatos, que no son para nada los típicos de esa zona y que los hace muy atractivos. Además es un proyecto precioso hecho con mucha ilusión y construido con sus propias manos, con mucho mérito y más esfuerzo.

Cantagrullas es la primera quesería que hace algo así, que yo conozca, y nosotros cayendo allí por una coincidencia, no podía creerlo. Los quesos nos gustaron muchísimo, nos llevamos todas sus variedades a casa para seguir probándolos tranquilamente. No os preocupéis porque os voy a seguir hablando mucho más de ellos

Yo ya no quería marchar, conocimos a mucha gente interesante y charlamos con quien nos dió tiempo, pero había que llegar a Madrid y hornear el pan del curso aún. Hacía calor así que llegó algo mareao pero el resultado no estuvo mal.

Después de esto no podía dejar de visitar The Loaf , en San Sebastián del que os contaré algo también.

Ahora mismo, mientras se publica esto, acabo de llegar de mi segundo curso en Cantagrullas que me ha gustado muchísimo y del que pondré todos los detalles en cuanto organice las fotos.

¡Vivalpanyqueso!