02/06/2014

cucurucho de ortiguillas

14 - 12

Ya se puede pasar tiempo en la terracina, todavía no casca el sol mucho, se abre el toldo de florinas y se está ahí de miedo. Hicimos unas ortiguillas en fritura y las servimos en cucurucho, sí, que jugar es muy importante.

Las acompañamos del Aire en el Patio, uno de los blancos que hace  Samuel Cano, que cada vez está más rico.

14 - 7

 Las ortiguillas son difíciles de encontrar por los mercaos de Madrid, pero tuvimos suerte. Hace tiempo ya os conté cosas sobre ellas en este otro post…

Ortiguillas, comer mar a puñaos

La fritura de ortiguillas se puede hacer de dos formas, dos puntos de cocción  que consiguen dos texturas diferentes.

Si quieres que queden prietas y más secas porque no te gusta la textura viscosa, rebózalas y fríelas todo el tiempo que puedas, cuidado con no quemar la fritura.

Si prefieres disfrutar su textura melosa, congela un poquito cada ortiguilla o cada trozo antes de rebozarlas asi se cocinarán menos al freirlas y guardarán su untuosidad.

Como son resbaladizas y se apegotonan al congelarlas juntas, un buen truco es usar una cubitera y poner cada una en un hueco.

Mi receta de rebozo es esta…

  • 1 unidad de Harina de maiz o garbanzos
  • 1 unidad de harina de trigo (trigo duro incluso mejor)

Se rebozan bien dentro de una bolsina con las harinas, se fríen en aceite de oliva bien caliente y se escurren muy bien.

14 - 9

En la foto se puede ver los puntitos amarillos de la harina de maiz.

Son deliciosas, no dejéis de probarlas!

Por cierto han abierto cerca de casa un bar de tapas gaditanas, el Lambuzo en Ponzano 8, allí las sirven.

Estuvimos hace poco y nos gustó, estaba rico todo, son muy amables y muy simpáticos, el dueño conoce muy bien el producto de su tierra, aunque algunos clientes se hagan mucho los listos, jolín con este barrio ya.

Las ortiguillas las hacen pequeñitas y bastante fritas pero creemos que se podría pedir el otro punto también, todo es preguntarlo.

 

24/10/2010

Ortiguillas, comer mar a puñaos

En una de las últimas visitas que pude hacer a la pescadería  El Señor Martín, en el mercado de Chamberí, Valero y su Noeud Papillon Cuisine, que está alli mostrando como cocinar los productos seleccionados del día, nos recomendó las ortiguillas.

Las ortiguillas son anémonas marinas y se consumen principalmente en la costa de Cadiz, alli es donde nosotros las conocimos y probamos por primera vez.

Es algo poco común que no se suele encontrar facilmente en Madrid y como somos muy curiosos, y nunca las habíamos cocinado en casa, nos las llevamos, claro.

Siguiendo otra vez el consejo de Valero, las freimos en tempura tras pasarlas un poco por el congelador, para hacerlas más manejables y no armar un pifostio en la sartén, porque se deshacen mucho. No digo que no sea un poco engorroso pero salimos bien del paso y no manchamos mucho.

Lo mejor fué después, crujientes por fuera y melosas por dentro con ese sabor a mar que, unido a una textura bastante indescriptible, las hacen toda una experiencia.

Yo las prefiero como entrante, dos o tres bastan, y no como plato principal, de poco en poco es mejor.

Eran muchas y nos sobraron algunas, no tengo ni idea de si se pueden congelar pero yo lo hice y lo comprobaré si se podía por mi misma en breve.

Os recomiendo visitar la pescadería, sobre todo cuando está Valero con sus magníficas recetas, como esta otra de mejillones de bouchot con toque de pomelo rosa ¡vaya descubrimiento! y la urta a la roteña, riquísimo todo.