27/11/2012

La mi sidra

Este año quería estar en Asturias, con mi familia, para pañar la manzana y mayar en el llagar de mi primos Begoña y Gini, en Deva (Gijón).

Ahora lo explico…el llagar es el lugar donde se mallan (o majan) y luego se prensan las manzanas una vez recogidas.

Como siempre, la cosa se torció y no pudimos estar con ellos. Pero mis tíos, Ismael y Maricarmen, nos trajeron hasta Madrid un montón de manzanas y sidra dulce de Deva, castañas, nueces y un montón de conservas caseras riquísimas que hace mi tía.

Mi padre, un fotógrafo con mucho humor, me ha enviado estas imágenes bucólicas de la jornada, nos gustan muchísimo ¡le voy a encargar más reportajes a partir de ahora!

*Al final resulta que las fotos se las hicieron ellas mismas,  y mi madre es la responsable del magnífico estilismo, bueno…¡que sigan los todos haciendo fotos bonitas para mandármelas y todo arreglado! Sobre todo Bego y Nuri que estoy esperando un reportaje de los bizcochos que me dicen que preparáis…

Lo que hice algunos día después, en un ataque de morriña, fué mi organizarme un mini llagar improvisao para mayar las manzanas que me trajeron y que comenzaban a madurar demasiado.

Como utilicé la licuadora les quité los corazones a las manzanas para que no se me atrancase na más empezar…

¡Mira pa ahí, que manzanas más jugosas!

Para hacer buena sidra hay que mezclar manzanas… unas más dulces para  que se transforme el azúcar en alcohol, ácidas para mantener limpio el mosto y amargas por los taninos, que en su medida justa, le dan el caracter a la sidra y ayudan a su conservación.

¡Y aquí tenemos casi una botellina de sidra dulce casera!