los tomates de verdad

Quería darles las gracias a Morganne y Nacho por regalarnos estos maravillosos, jugosos y riquísimos tomates de su huerto.

Ya se nos había olvidado su textura, color, lo que crujiente y sabrosa que  es la piel.

Como son un lujo no he querido hacer ninguna receta especial con ellos, simplemente comerlos crudos con pan casero, sal gruesa y aceite de oliva… yasta!

El aceite de oliva que tenemos ahora en casa, es de Almería, de la Almazara de Lubrín, que Carmenana y Antonio nos recomendaron cuando fuimos  a visitarles, es suave y va muy bien con los tomates.

Y como esto es un trueque, me toca a mí preparar algo para llevarles, unos panes, algo dulce… qué preferirán!

Un pensamiento en “los tomates de verdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *