06/03/2014

frixuelos y picatostas

frixuelos

En Carnaval en mi casa nunca faltó ninguno de estos dos. Los hacían mi madre y güelita, con los frixuelos enseguida empecé a ayudarles yo, las picatostas se me dejaba remojarlas. No las hice yo sola hasta que marché de casa creo.

Resultó que al saskin no le gustan estos inventos, el ye más llambión, menos masa y más yema, y si los hago se quedan por aquí danzando. Esta vez  coincide que toca celebrar cosas y vendrán amigos a casa así que me pongo con ellos.

Aunque un poco tarde… es carnaval en mi cocina!

RECETA DE FRIXUELOS

  • 2 huevos
  • 150 gr de harina
  • 250 ml de leche
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de aceite de girasol
  • 1 pizca de sal
  • opcional: un chorrito de anis
  • aceite para engrasar la sartén

No puede ser más fácil, hay que batirlo todo, yo uso la batidora para que no queden grumos.

Engrasar una sarten frotando una servilleta de papel con aceite por su superficie, esto habrá que repetirlo de vez en cuando para que no se peguen los frixuelos.

Se echa con un pocillo una cantidad de masa suficiente para cubrir el fondo con una capa fina, haciéndo moverse la masa por todo el fondo de la sartén hasta que cuaje, se deja un momento.

Se van separando primero los bordes con cuidado (yo uso una espátula resisitente al calor) y cuando se despegue por completo se le da la vuelta con n movimiento rápido. Se deja tostar un poquitín por la otra cara y se pone en un plato espolvoreado de azúcar, echando más por encima también.

Se van apilando unos sobre otros con azúcar entre ellos para que se derrita y haga que estén jugosinos.

picatosta leche y picatosta vino

RECETA PICATOSTAS

  • rebanadas de pan duro
  • huevos batidos
  • leche entera
  • aceite para freir
  • azúcar
  • opcional: canela y vino blanco

Se puede hervir la leche con corteza de limón, canela o algún licor, si queréis darle sabor, pero se deja enfriar del todo después.

Se remoja el pan el la leche, no cortéis las rebanadas muy finas porque se desmoronarán al mojarlas. Calentamos el aceite en una sartén y cuando esté listo pasaos cada rebanada por el huevo y freir por los dos lados.

El truco es no dejar que se doren demasiado o quedarán secas, luego se ponen en una fuente con azúcar y se val apilando.

En mi casa se pasaban después por un baño de vino que había sido hervido antes con canela y azúcar.

Cuanto más reposen más jugosas estarán.

En la foto hay una de leche y otra que remojé en vino tinto dulce.

Leave a Reply