04/10/2012

Curso de pan con Ibán Yarza en Granja Cantagrullas

Este año ya sabíamos que no íbamos a tener unas vacaciones muy largas pero sí un plan para que diese de más el verano.

La idea era guardar algún fin de semana para hacer escapadas y cosas que nos apetecían mucho y que durante el resto del año no podemos hacer. Yo trabajo casi siempre los fines de semana y el Saskin toda la semana…asi que como dice él somos Lady Halcón.

La primera oportunidad llegó con el curso de pan que había anunciado Ibán Yarza en Madrid en Panic, el espacio que tiene Javier Marca dentro del Cacao Sampaka en la calle Orellana, en el que seguro que van a pasar cosas muy interesantes.

Pues resultó que todas las fechas me pillaban en Sorzano y no podía creerlo… ¡todo el año vigilando y mirando en internet si venía a dar cursos para que no se me escapara!

Seguí leyendo y vi la solución, también organizaba un curso en Ramiro, en la Quesería Granja Cantagrullas, el curso era el de iniciación así que nos apuntamos  los dos. Además dos de nuestros amigos principales están recién mudados a Valladolid por trabajo y aprovechamos para hacerles la primer visita.

Nos fuimos de viernes, alquilamos un coche y en esos 2 días y medio no paramos de hacer cosas. Ya de mano salimos de Madrid y no fuimos por la autopista, vimos pueblinos de la sierra y quise vivir en casi todos.

Con Carmenana y Antonio paseamos por la ciudad, no la conocíamos, yo tenía una idea muy diferente de lo que iba a encontrar, nos gustó mucho.

El sábado fuimos a Fuensaldaña y vimos, bueno más bien bebimos y comimos, en las bodegas, que están excavadas en cuevas naturales. Por la noche conocimos la zona de los bares y las tabernas donde hay mucho para escoger de lo que a mi me gusta, viejín y sin reformar (o sin hacerlo mal).

A la mañana siguiente tempranín, nos perdimos para salir de Valladolid con mucho sueño, pero conseguimos llegar a Ramiro antes de tiempo y esperar un poco en la plaza del pueblo. Estuvimos viendo las golondrinas pasar  y entrar y salir de las casas.

Nos acercamos a la quesería para empezar el curso, Ibán se había traído consigo casi una librería entera con los mejores libros de pan, mientras llegaba todo el mundo, pudimos hojearlos. Verlos todos juntos  y en sus idiomas originales es una pasada.

El curso fué genial, un montón de información pero tan bien explicada que la introducción se te pasa volando, te surgen mil preguntas y quieres que dure mucho más.

Luego mezclamos, amasamos y seguimos aprendiendo sin parar, técnicas, trucos, historia y anécdotas de Ibán, aunque ya le había visto en videos por internet y sabía lo bien que lo hacía, me impresionó igualmente.

Pasamos al horno, con un pan que Ibán tenía ya preparado, allí nos contó como hornear correctamente y muchos trucos para hornos caseros, que me van a ser muy útiles, sí sí.

Volvimos a la mesa y comprobamos el resultado del amasado para poder formarlo y dejarlo levar.

Para terminar una visita a la quesería con Rubén, el quesero, y una degustación… ¡la gran sorpresa! Llevamos años miagando en las tiendas de quesos y preguntando a los queseros y queseras que encontramos (y a veces perseguimos) para saber cuando íbamos a poder probar, en España, quesos de leche cruda con poca maduración y los hemos encontrado por fin.

Esta pequeña quesería transforma la  leche de la explotación familiar, tienen ovejas de raza castellana, ganado autóctono protegido. Tienen además una gran variedad en procesos de elaboración y en formatos, que no son para nada los típicos de esa zona y que los hace muy atractivos. Además es un proyecto precioso hecho con mucha ilusión y construido con sus propias manos, con mucho mérito y más esfuerzo.

Cantagrullas es la primera quesería que hace algo así, que yo conozca, y nosotros cayendo allí por una coincidencia, no podía creerlo. Los quesos nos gustaron muchísimo, nos llevamos todas sus variedades a casa para seguir probándolos tranquilamente. No os preocupéis porque os voy a seguir hablando mucho más de ellos

Yo ya no quería marchar, conocimos a mucha gente interesante y charlamos con quien nos dió tiempo, pero había que llegar a Madrid y hornear el pan del curso aún. Hacía calor así que llegó algo mareao pero el resultado no estuvo mal.

Después de esto no podía dejar de visitar The Loaf , en San Sebastián del que os contaré algo también.

Ahora mismo, mientras se publica esto, acabo de llegar de mi segundo curso en Cantagrullas que me ha gustado muchísimo y del que pondré todos los detalles en cuanto organice las fotos.

¡Vivalpanyqueso!

 

Comments (3)

  1. 06/10/2012
    Rubén said...

    Cómo me alegra saber que has disfrutado en el curso con Ibán !!
    Esperamos poder organizar con él un segundo curso, en el que siga ilustrándonos con su saber hacer panadero.
    Un fuerte abrazo

    • 07/10/2012
      monica said...

      Qué bien! Espero que lo hagáis! Vete reservándome una plaza que me apunto!

  2. 06/10/2012
    amets said...

    Pues se ve que te ha cundido todo lo que has hecho!!
    Ese pan tiene una pintaaaaaaaaaaaa. mhhhhhh

Leave a Reply